Se ha producido un error en este gadget.

LA ESPERANZA ESTÁ EN EL AGUA


02/03/2011 - Carmen Uz / El Progreso (Lugo) elprogreso.galiciae.com
Con ilusión y esperanza. Así afrontan 72 enfermas lucenses de fibromialgia la investigación que este mes iniciará la médica Sofía López sobre los efectos del agua termal en esta dolencia, en la que ellas tendrán un papel clave. Durante tres meses, la mitad del grupo se someterá a dos sesiones semanales de balneario para analizar su evolución y compararla con las otras 36 enfermas, que ejercerán como grupo de control hasta que finalice el estudio. Después recibirán la misma terapia.

 
«Estamos moi contentas porque saber que alguen está interesado en mellorar a nosa calidade de vida anímanos moito. E temos moitas esperanzas no estudo, porque nós notamos que cando imos ao balneario melloramos. O problema é que, por falta de tempo, non sempre podemos ir, e ademais son tratamentos caros, pero se se demostrara cientificamente que son bos, moita xente iría, e ata se podería pedir que o cubrira dalgunha forma a sanidade pública», resume Charo Campos, delegada en Lugo de la Asociación Galega de Fibromialgia.
Charo es una de las mujeres que participará en la investigación, ya que López reclutó a las enfermas a través de las asociaciones de afectadas -es una patología con gran prevalencia en la mujer- y de médicos de centros de salud y de consultas especializadas.
«Para nós, que se investigue é importantísimo, porque como non se sabe de onde vén a fibromialxia, non hai ningún tratamento. O que nos dan son analxésicos, antiinflamatorios e andipresivos, porque en doses baixas tamén serven para a dor. E moita xente está tamén con ansiolíticos, porque levantarte todos os días con dor e cansazo acaba provocando ansiedade e depresión», explica la delegada de Agafi.
Charo no es asidua a los balnearios, como alguna otra socia ya jubilada, pero reconoce que, cuando lo hace, mejora. «Alivia a dor, relaxa..., sénteste mellor e esa noite durmes moi ben», cuenta.
Observaciones de ese tipo son las que han llevado a la médica Sofía López a realizar una investigación científica. «En la mayoría de los países de Europa el termalismo está incluido en la cartera de los servicios públicos de salud porque es eficaz para muchas enfermedades crónicas, como artritis reumatoide, artrosis, lumbalgias...», explica.
Las sesiones
El estudio, que servirá a López como tema de su tesis doctoral, fue presentado ayer a las participantes, ya que arrancará este mismo mes.
Las 36 mujeres que recibirán terapia serán examinadas previamente, durante el proceso y al final, para ver tanto la mejoría clínica como en calidad de vida. Para eso se analizarán aspectos como el mayor o menor uso de fármacos, el número y la duración de las bajas laborales y otros indicadores que ayudarán a ver cómo cambia su calidad de vida.
La terapia consistirá en dos sesiones semanales de en torno a hora y media que consistirán en 20 minutos de ejercicio físico en piscina de agua sulfurada sódica a 37 grados; 15 minutos de aplicación de fangos en zonas dolorosas a 45 grados; chorros de agua termal y, finalmente, media hora de reposo.
El tratamiento se prolongará durante tres meses y se llevará a cabo gracias a la colaboración del balneario de Lugo, que prestará el servicio de forma gratuita y con el apoyo de la médica del centro, Ascensión María Sánchez Carrión.
La presentación contó con la participación de la catedrática de la facultad de Ciencias da Saúde de A Coruña Rosa Meijide, especialista en hidrología médica y directora de la tesis doctoral de López.